Mi homilía... que también la tengo

Yo intuyo, y me imagino, lo que quiso usted decir, aunque le he de advertir que al diccionario me he ido y le confieso al oído que la palabra no encuentro, aunque si creo que comprendo con la guasa que usted viene, por lo qué, si le conviene, le explico lo que yo entiendo.
Eclesialidad son Manos que atienden necesitados desde un convento encalado, mientras otros ven el grano en un ascenso cercano… Por eso Sevilla pasa por la puerta de su Casa y vuelve sus Devociones, sabiendo que ahí no hay sermones ni loas vacías y falsas.
Eclesialidad es fondo de Bolsas de Caridad, que vive en la sociedad que algún que otro sabiondo desde su sillón cachondo ni se imagina que existe, y que tan solo subsisten gracias al altruista trabajo que entre las listas de las cofradías persiste.
Eclesialidad es Dios cuando se viste de Hombre, y escucha sin que lo nombren un ¿cómo estás? y un condiós salidos desde la voz de quien se crió a sus sones, y que entre sus Devociones está mu a gusto en Sevilla pa que vengan de Castilla a tocarle los… sentimientos.