Agüita


Qué alegría me da de verte, agüita de la Cuaresma, regando bien los naranjos y que su blanco florezca y nos llene de perfume esa semana de fiesta.
Qué alegría me da de verte, agüita de la Cuaresma, para que mojes los palcos y empapes bien sus esteras antes de que lo atraviese la burra con su palmera.
Qué alegría me da de verte, agüita de la Cuaresma, aunque mojes esas colas en busca de papeletas y dejes a los presentes con carnecitas abiertas.
Qué alegría me da de verte, agüita de la Cuaresma, y que las gentes te miren, y hablen de cabañuelas; y que los más pesimistas empiecen a encender velas.
Qué alegría me da de verte, agüita de la Cuaresma. Porque el refrán nos lo dice: detrás del agua, la seca… A ver si el refrán un día de una p… vez acierta.