K-rabote

-Hombre, K-rabote, no hay quien te vea ¿cómo estás?

-Muy bien, aunque liado como siempre y es que acabo de venir de un congreso de aguijones de avispa y mojones de perro, y la verdad es que he tenido poco tiempo para investigar, pero te traigo cositas

-Muy interesante lo del congreso, K-rabote. Larga, soy todo cabeza… que diga: oídos.

-Pues mira, la otra noche en un ensayo de costaleros el patero derecho de atrás se tiró tres cuescos y el que iba de contraguía, cuando acabó el ensayo, no se pudo ni comer el bocadillo de chope de las fatiguitas que llevaba.

-Buen periodismo de investigación, K-rabote. Más cositas.

-También estuve el otro día en el bautizo del niño del compadre del cuñado del que fue consiliario quinto en una hermandad de la madrugá que los penitentes llevan una cruz y van con el antifaz sin capirote.

-Desde luego, K-rabote, con esas pistas ya sabemos todos de quién se trata ¿algo de música?

-Pues mira sí, precisamente ayer estuve tomando café en la cafetería del Psiquiátrico con Pitoflojo, y me confirmó que ya tiene terminada la nueva marcha inspirada en el pitido de la olla exprés de su madre y que la va a titular “Pitidos de cocido”.

-Vaya título bonito, K-rabote; los vellos como alcayatas me has puesto…

-Por último decirte que ya tengo 345.985.321 seguidores en Fihbu. Y en Tuite, 564.985.775.

-K-rabote, eres todo un profesional.

Correos electrónicos

Recibido un día de estos: K-rabote, a ver si investigas a mi hermandad, que les ha dado por hacer una misa todas las semanas, con comunión y todo. Como sigan así me borro.

Recibido por la peystechon: K-rabote, la otra noche en un ensayo había solamente dos mil trescientos cuarenta y cuatro costaleros, el día menos pensado se queda un paso en la calle, si no, al tiempo.

Recibido por la UHF: K-rabote, el próximo 28 de diciembre hay organizado un encuentro de abanicadores de las Glorias en el Lope de Vega. La entrada es por detrás.

SMS

Recibido en el móvil de mi suegra: K-rabote, acabo de ver un costalero que se le veían los ojos y llevaba las rodillas tapadas con los pantalones ¡qué vergüenza!

Recibido en el móvil de mi prima Pepi: K-rabote, te vendo dos sillas en la Campana. Son de playa y están nuevas. Quedamos en la Campana el día que tú me digas y te las vendo. Luego tú haces con ellas lo que quieras.

Escuchas

Escuchado en los servicios de Hipercor: “Trrrrruuuuuu, ¡ay! Me creía que no llegaba…”

Escuchado en el Mercado de Triana: ¡”Treh kiloh de naraha un leuro, niña”!

Escuchado en mi casa: “¡Niño, baja la música, quítate el costal y deja la mesa camilla en el suelo, ioputa, que estamos en agosto!”

¡Oído cocina!

¿Las cocinas oyen ni ná, cojones?


NOTA: Desde la Cava no se hace responsable de las opiniones vertidas por su colaborador K-rabote. En cualquier caso, pueden buscarlo y darle una manta de bofetadas, que se la merece.