Fantasmas

¿Eres de los que han venido a reinventar esta fiesta que el transcurso de los siglos ha convertido en eterna…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que en dinero sólo piensa cuando reza y tu objetivo primero es una vara de fuerza…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que pregonan solamente la riqueza sin importarle el motivo por dónde ha venido ésta…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que en lo efímero fijan su fin y su gesta y confunden el camino creyendo que es esa la meta…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que comulgan y que su pecho golpea para después a tu hermano mirar según la cartera…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que han creído que esto es derecha o izquierda, ves en tu hermano pecados y en ti sólo gracia plena…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que en las fotos le gusta poner la jeta y cuando ofreces limosna vas tocando la trompeta…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que aparecen solamente por las fiestas y cuando hay que currar te pierdes como culebra…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que pretenden lucir la vara en la diestra aunque haya que reírle a un becerro las “gracietas”…?
Pues lo siento, hermano mío; pero tú, no me interesas.

¿Eres de los que han venido al escuchar las cornetas, al ver relucir el oro y a demostrar que eres trepa…?
Pues lo siento, hermano mío… ¡dime adiós!... yo cojo puerta.